Tratado de Buenas Maneras para Moteros

Siempre he tenido la profunda convicción de que lo mejor que puede hacer una persona para mejorar cualquiera de los aspectos de su vida, es una buena y constructiva autocrítica; no siempre es fácil pero tampoco cuesta tanto poner un poco de nuestra parte.

Si hace poco escribía un artículo contra todos los conductores de coches que juegan con su vida y con la de los demás, hoy voy a intentar hacer una crítica de nosotros mismos, los moteros, que tampoco somos todos unos santos.

Si no utilizo el mismo lenguaje es porque puede que también nos juguemos nuestra vida cada vez que vamos en la moto pero por lo menos, son pocas las ocasiones en las que es la de los demás con la que jugamos.

Tratado de Buenas Maneras para Moteros
Autor: Luis Polo

– Vive… pero deja vivir

Siempre me he preguntado por qué, un sector de nosotros, cada vez que ve a otra moto siente la imperiosa necesidad de adelantarla o de ir pegado detrás para «picarlo». ¿Por qué?, ¿qué es lo que se intenta demostrar?, ¿que tu moto corre más o que tú eres mejor piloto?. ¿Y si es así, qué?, ¿en qué mejora eso tu vida?.

Piensa que el otro podría ser un motero novato o que utiliza la moto muy poco como para tener la experiencia necesaria (aunque piense lo contrario) y podría tener un accidente grave si te sigue el juego. Piensa también que puede que lo único que quiere es que le dejes en paz porque está disfrutando de la moto a su manera y no necesita demostrarle nada a nadie, o no tiene un desmesurado y retorcido espíritu competitivo.

 

– Educación vial

Muchos nos preguntamos qué es lo que nos enseñan para sacar un carné de moto porque está claro que no está funcionando en lo que a educación vial se refiere, y si a esto le sumamos la falta de medios o de profesionalidad de las instituciones dedicadas a ello, ya tenemos la perfecta fórmula del caos.

Es evidente que una moto aparcada rara vez estorba pero eso no significa que se pueda aparcar en cualquier sitio. Pensemos en los demás. Por ejemplo en las ciudades, las personas mayores con dificultades para caminar, utilizan las paredes como punto de apoyo y encontrarse una moto pegada a la pared les puede suponer un enorme estorbo.

Todos pagamos impuestos para utilizar las calles y las carreteras pero eso no significa que sean nuestras, son para compartir con todos los demás usuarios.

 

– Postureo

Como usuario de moto a diario, siento el mayor de los respetos por todos los moteros que sólo pueden usar la moto el fin de semana… y si pueden, porque los veo disfrutar sanamente de algo tan maravilloso por lo que llevan una larga semana esperando pero lo que me supera, es ese sector de domingueros que andan en moto sólo para que los veas.

Los distinguirás por su semblante. Llevan la cabeza anormalmente erguida, con cara de malo y miran lentamente a izquierda y derecha para ver quien los mira. Se compraron la moto porque vieron que el vecino se compró una pero la suya es mejor. De hecho, es mejor también que la tuya y la mia, juntas. Y si se diera el caso de que hay una igual, los superan en extras y en ropa. El modelito va a juego con la moto y se compra porque es el más caro de la tienda. Andan media horita y se sientan tres horas en una terraza, de cara a su portento mecánico, viéndonos pasar a nosotros, pobres mortales, con nuestras catracas y nuestros harapos que tanto esfuerzo hicimos para poder tener.

No esperes un saludo de ellos. A lo mejor y con suerte, te devolverán el tuyo levantando la mano cual rey saludando a sus plebeyos.

 

– Velocidad

Sin duda, para sentir la velocidad no hay vehículo mejor que una moto y por eso, y a riesgo de ser lapidado por decirlo, estoy convencido de que hay muchos, muchos moteros que en realidad lo que disfrutan no es el placer de andar en moto; es sólo el de la velocidad, y los demás los sufrimos. Como si lo que demuestra que conduces bien una moto es saber correr. Es como creerse un genio de las matemáticas por saber sumar.

Si los peligros en ciudad son impredecibles, en carretera, especialmente en zonas rurales sí son predecibles. Aquí las personas utilizan la carretera igual que los que viven en ciudades usan las calles porque normlamente no tienen aceras y hay muy poco tráfico. Es su medio. Aparcan el coche detrás de una curva sin visibilidad para hacerle una visita al vecino, andan con sus enormes vehículos agrícolas a paso de persona, trasladan a sus animales o simplemente pasean, todo por la carretera porque es lo que tienen y no quieren, igual que nosotros, que nadie venga a molestar con estruendos y mucho menos exponiéndolos a un peligro que lógicamente no quieren, ni al que están acostumbrados, por lo que deberían de ser lugares en los que deberíamos extremar el respeto.

 – Estoy completamente convencido de que si de verdad nos gusta andar en moto, podemos hacerlo sin convertirnos en un estorbo. Quizá deberíamos revisar algunas de nuestras costumbres y romper con topicazos trasnochados, como que las motos son para correr. Podríamos descubrir un mundo nuevo que probablemente sea mejor.

Esta entrada tiene 9 comentarios

  1. Agradezco esta información. Sucede Q en mi caso aunque desde los 9 años he manejado moto ignoro muchisimas cosas y algunas solo x lógica me imagino Q existen, jamás he pertenecido a un grupo pero sigue anhelando mi alma motera por encontrar al mejor. Tal vez no haya mejores, pero si el adecuado de acuerdo a mi personalidad. Pero esta info en realidad me ayuda mucho a aprender acerca de mi pasión. Sigan enviando info. Gracias.

    1. Gracias a ti Moses por el comentario. Nos alegra mucho poder servir de ayuda.

  2. Me ha gustado mucho esta reflexión que haces sobre los moteros (algunos moteros), porque la verdad es que no todos pensamos de la misma manera, es decir, yo por ejemplo tengo una custom, y cojo mi moto solo cuando el tiempo me lo permite y no me gusta que nadie me atosigue cuando voy en carretera, me gusta disfrutar el viaje, conocer nuevas rutas, pero siempre a mi aire, tampoco pertenezco ni he pertenecido a ningún club porque no me gusta que me impongan nada cuando viajo en moto, y me da pena ver como por culpa de cuatro descerebrados que solo saben hacer el idiota, paguemos el resto.

    1. Aunque yo ando en moto prácticamente todos los días, me identifico al 100% contigo. Muchas gracias por el comentario.

  3. excelentes observaciones, ojalá todos iniciáramos una nueva educación de no competencia y si convivencia, en fin con el ejemplo se empieza!

    1. Totalmente de acuerdo Gerardo. Gracias por el comentario.

  4. Muy buenas! Magnifico pensamiento, lo primero de todo. Yo soy tanto de carretera como de campo, y al igual que lo que comentas, practicamente casi todos los dias estoy subido en la moto (sino, sospecha de que le haya pasado algo a la moto).
    Mi queja es mas de lo mismo, haces tu ruta, llegas a tu mirador favorito recien descubierto que «no va nadie» y… colillas, latas, bolsas… Como es tan cerda la gente? (-no, es que eso son los de alli).OK, cambio! Vas por el campo tranquilamente, te cruzas con alguien de alli que no conoces y bajas la velocidad mientras le saludas amablemente, llegas a lo alto de una montaña que te ha costado subir dios y ayuda, y encuentras lo mismo (y ahi no llega cualquiera…). Mientras contemplas el paisaje y disfrutas de tranquilidad, ves al caracteristico elemento sobre ruedas que comentabas; robocop sobre la ultima montura mas grande y cara que ha salido al mercado. Le ves cruzando un sembrado y su motivacion por levantar tierra recien arada con la rueda trasera, el hombre al que anteriormente has saludado levanta el bastón en señal de queja mientras se lleva como respuesta un corte de manga o algo similar, llega donde estas tu, hace su merendola del siglo dejando todo ahí, y se va «tan pancho»…
    Iba a decir de respetar el campo pero, en carretera pasa exactamente lo mismo.

    El respeto es algo que ya no hay ni en carretera ni andando por la calle.

    Disculparme el ladrillo, pero es algo que me indigna.

Deja un comentario

Cerrar menú
×

Carrito