Amsterdam es una ciudad de la que hay muchísimas cosas que contar pero pocas que no se sepan ya.

Es uno de los principales destinos del turismo joven y no tan joven, no sólo europeo. Aunque no tiene grandes monumentos que ofrecer, sí tiene una oferta cultural muy competente como el Museo Van Gogh o la casa de Ana Frank, en la que tendrás que armarte de paciencia para avanzar por una kilométrica cola pero su principal característica es el ambiente de la ciudad, todo un ejemplo de diversidad y tolerancia que se viene forjando desde el siglo XVII, cuando al terminar la Guerra de Flandes, lo que hoy es Holanda se independizó de la soberanía española y ya en aquélla época fue adquiriendo fama por fomentar la libertad religiosa.

El nombre de Amsterdam proviene del siglo XIII, cuando los habitantes de lo que era un pequeño pueblo pesquero construyeron una presa (dam en neerlandés) sobre el rio Amstel.

Hoy es la capital de Holanda, aunque curiosamente no alberga ni el gobierno, ni ninguna de las principales instituciones del estado; ni siquiera es capital de provincia pero sí es el principal centro financiero; la bolsa de Amsterdam es la más antigua del mundo.

Y como en TarmacTrail lo que nos gustan son las curiosidades, no se puede terminar de hablar de Amsterdam sin hacer referencia a sus dos principales señas de identidad, bien conocidas pero no como para omitirlas: por un lado, el hecho de que cualquier persona mayor de dieciocho años puede comprar legalmente hasta un máximo de cinco gramos de marihuana o hachís en los conocidos»coffee shops» tutelados por el gobierno, y por otro lado, el hecho de que a una ciudad que tiene unos 750.000 habitantes, se le calculan unos siete millones de bicicletas, aunque a nadie que haya estado allí le extrañará este dato.

amsterdam 02
amsterdam 04
Cerrar menú
×

Carrito